miércoles, 18 de abril de 2012

Hábitos De Estudio





Los hábitos de estudio son el mejor y más potente predictor del éxito
académico, mucho más que el nivel de inteligencia o de memoria.
Conocer y entrenarse en hábitos de estudio que potencien y faciliten la
habilidad para aprender, son pasos clave para sacar el máximo provecho y
conseguir el mejor rendimiento en los años de formación académica.
Tanto los hábitos como las actitudes tienden a estar encerrados en el método
de estudio que posee cada persona. Así, entendemos el hábito como la facilidad 

adquirida para su ejecución mediante el entrenamiento en las diversas actividades 
que implica.


La actividad de aprendizaje consiste en una secuencia de acciones encaminada a la construcción del conocimiento, al desarrollo de habilidades y a la formación de actitudes. La actividad de aprendizaje pone en juego lo siguiente:
  • Procesos psicológicos básicos y habilidades cognitivas.
  • Conocimientos específicos relativos al tema de trabajo o de aprendizaje.
  • Estrategias de aprendizaje y técnicas.
  • Meta-conocimiento o conocimiento de los propios procesos psicológicos implicados en la realización de la actividad.




Los hábitos de estudio mas comunes según las edades


Uno de los ítems más determinantes para generar habitos de estudio es el momento del día elegido para estudiar. La opción por el día o la noche, entre otras cosas, está determinada en términos generales por la edad, aunque hay varias explicaciones al respecto. Veamos por qué son elegidos los diferentes horarios:
· Mañana: La mañana es el momento más elegido por los niños en edad escolar, aunque tiene más relación con lo que sus padres les imponen y, claro está, con el turno en el cual asistan al colegio. Los adolescentes y los jóvenes no suelen optar por este horario, aunque los adultos de más de cuarenta años que retoman estudios o ingresan a una carrera universitaria vuelven a elegirlo entre sus hábitos de estudio. Como ventaja, este horario tiene que la mente está todavía despejada por el sueño reparador, por lo que es más difícil dispersarse. Como desventaja, que es un horario muy ruidoso en general, por lo tanto no es el ideal para quienes buscan silencio para concentrarse.


Gif Animado jo2plus2.gif


FACTORES DE ÉXITO ESCOLAR



Los factores de éxito escolar son elementos que inciden en el estudiante permitiéndole alcanzar o no las metas de aprendizaje, según estén presentes o ausentes. A continuación presento nueve factores relacionados con el logro académico. Las consideraciones han sido elaboradas a partir de la aplicación del Test de Hábitos de Estudio que el Centro de Evaluación y Diagnóstico Marista ofrece a los departamentos sicopedagógicos.




Hábitos De Estudio En Clase


Materiales Llevaremos todo el material necesario para cada clase. Tendremos siempre a la vista el horario y la agenda. Un buen estudiante siempre lleva dos bolígrafos negros/azules.
Actividades Siempre que empieza una clase, los materiales los tendré encima de la mesa, y cuando acabe los sustituiré por los siguientes.
El trabajo en clase consiste en comprender, preguntar, realizar actividades y resumir ideas numeradas.
Preguntas Las preguntas sirven para estudiar, añaden ideas a los resúmenes en clase y en casa.
Resumen Después de cada clase intentar nombrar/resumir las ideas principales que hemos trabajado en clase.






Hábitos De Estudio En Casa

Habitación o lugar de estudio Si es posible, que sea el lugar más tranquilo de la casa, lejos de la televisión, ruidos fuertes, música, etc.
Estudio solo, excepto cuando necesites ayuda.
Mesa y silla La mesa ha de ser suficientemente amplia. Y la silla ha de ser cómoda. Debes tener la espalda recta y las piernas bien situadas: con la rodilla formando ángulo recto, y apoyadas en el suelo. Evita estudiar en el sofá, porque el exceso de relajación reduce la atención en el estudio. Y evita también la rigidez muscular, pues produce fatiga.
Preparar todo lo necesario Debes tener todo lo necesario a mano (diccionarios, libros, etc.) para no tener que levantarte durante el estudio. Podemos utilizar los descansos entre sesiones de estudio para coger el material necesario para la siguiente sesión.
Iluminación Hay que usar la luz solar siempre que se pueda. Es muy importante tener una luz no muy tenue ni muy intensa. Siempre debe estar cerca de la vertical para evitar fatiga visual. Es preferible que llegue desde la izquierda si se es diestro, y desde la derecha si se es zurdo, para evitar sombras mientras escribimos. Pero hay que tener en cuenta que si a un ojo le llega más luz que al otro, tendremos una pupila más dilatada que la otra, lo que provocará una fatiga prematura y dolores de cabeza. También hay que evitar reflejos intensos de la luz sobre el papel.
Temperatura y ventilación adecuadas Una habitación bien ventilada y a una temperatura de entre 18 y 22 grados.
Programación En casa se debe repasar todo lo aprendido en clase ese mismo día. No hace falta dedicarle mucho tiempo: 10 − 20 minutos por asignatura. Anotaremos las dudas que nos surjan, tanto en los apuntes como en la agenda -en el día en que volvamos a tener la asignatura en la que nos ha surgido la duda. Y haremos los resúmenes que no hayamos podido hacer en clase. Siempre acabaremos la sesión, a la vista del horario y con la agenda, reparando la mochila para el día siguiente. Siempre que acabamos hay que recoger.

Fundamentalmente, son tres las condiciones que se relacionan con el estudio y el aprendizaje:
  1. PODER ESTUDIAR. Implica tener cualidades personales, es decir, tener la capacidad mínima para emprender una serie de estudios. Está en relación con las aptitudes de tipo intelectual. La mayoría de nosotros tenemos un cociente intelectual suficiente, es decir, tenemos la capacidad necesaria para realizar unos estudios, siempre y cuando añadamos a esta capacidad otros elementos. En potencia, casi todos podemos estudiar. Si queremos y sabemos cómo hacerlo... si no podemos por las causas que sean, no lo lograremos.
  2. SABER ESTUDIAR. Implica dominar unas destrezas, técnicas y estrategias de estudio determinadas:Aunque queramos y sepamos, si no sabemos cómo hacerlo tampoco nos saldrá bien. selección de información, resúmenes, esquemas, mapas conceptuales, estrategias de resolución de problemas, etc...
  3. QUERER ESTUDIAR. Implica poseer una motivación o deseo de aprender algo nuevo. Tenemos que establecer una serie de metas y prioridades y ser conscientes de que el estudio necesita sin excusas cierto esfuerzo y tenacidad, cierta renuncia y sacrificio, y que para llegar al final, al éxito, es preciso una dedicación diaria... si no queremos, aunque podamos (porque tengamos todo lo necesario) y sepamos, no lograremos nada.


Pasos que debemos seguir para establecer un buen hábito de estudio:

- Planificación del tiempo. 
Diseña un plan con lo quieres alcanzar cada curso o cada año.
Planifica el horario de cada semana y de cada día, intentando con fuerza
cumplir el plan que te has trazado.
Lleva un diario en el que apuntes todas las incidencia que sean importantes en
el cumplimiento de lo que planificas.
Procura que tu familia, amigos y compañeros te ayuden a respetar el Plan.

- Motivación por el estudio.... los estudios son interesantes, aunque es verdad que no son tan divertidos como la tele, jugar a la play, una charla con los amigos, un baño en la piscina... Pero me esfuerzo en verlos interesantes y hacerlos interesantes yo mismo con mi imaginación y mi esfuerzo, estamos convencidos de que el esfuerzo habrá merecido la pena.
... si estudio y aprovecho bien el tiempo, tendré más tiempo libre para divertirme y pasártelo bien.
... mis profesores y mis padres me van a estimar, premiar y valorar mucho más... me sentiré mejor.
... cuando conozco bien un tema, me gusta, hago las cosas bien, me sentiré más seguro.
... he hecho mi trabajo bien, disfrutaré más en mi tiempo libre, con mis amigos, la tele, internet.
Cada vez que alcanzo un pequeño triunfo me animo y me hace sentir más seguro y con ganas de ir más lejos...

                                                     Gif Animado homork.gif


Hábitos de estudio para cada personalidad



La personalidad de cada individuo determina los hábitos que tomará para cada cosa. Así, por ejemplo, como hay personas más propensas en adquirir hábitos como el del tabaquismo o el del orden obsesivo, también varían los habitos de estudio que mejor le sientan a cada uno. Lo interesante sería que cada persona pudiera identificar sus propios hábitos y establecerlos como ritual para optimizarlos toda vez que los necesite ─siempre que sean saludables─. Pero, ¿cómo se logra esto?
A muchas personas les resulta sumamente difícil observarse a sí mismas para identificar hábitos o “tics”, por lo que a veces es preferible contar con ayuda externa. Hay cuestiones dentro de los hábitos de estudio que son más fácilmente identificables que otras, como el horario ideal para estudiar, que se reconoce luego de probar entre las tres o cuatro alternativas que el día ofrece para saber cuál sienta mejor. Quienes viven en departamentos de uno o dos ambientes, tendrán que adaptarse de manera forzosa a ellos, pero las personas que tienen la posibilidad de elegir el lugar de la casa en el cual más cómodas se sienten para estudiar, podrán establecerlo también como hábito.


Como generar hábitos de estudio en los niños?



Establecer hábitos de estudio en los niños puede parecer una tarea muy difícil para sus padres, pero, ¿acaso no logró, cuando eran más pequeños, que dejen los pañales, que duerman en su propia cama y que tomen de un vaso en vez de en un biberón? Se trata más o menos de lo mismo y, tal como seguramente hizo por entonces, tendrá que tener paciencia y ser comprensivo de los tiempos que cada uno de sus hijos tenga.
Para encarar esta tarea, primero hay que definir cuáles son los hábitos de estudio que quiere que sus hijos incorporen. Debe evaluar cuántas horas quiere que el niño le dedique al estudio por día, si quiere que esto sea así cotidianamente o prefiere que tenga días sin presión, si prefiere que el pequeño estudie solo o con compañeritos y si usted mismo dispone de tiempo para ayudarlo. Además, deberá tener en cuenta cuáles y cuántas son las actividades extra escolares a las que el niño acude, tales como idiomas o algún deporte.



Lo que no puede faltar dentro de tus habitos de estudio



Si estás tratando de descubrir cuáles son los hábitos de estudio que mejor se adaptan a tu personalidad, o bien ya has descubierto los hábitos de estudio apropiados y quieres optimizarlos, lee a continuación algunos consejos que te serán sumamente útiles.
· Siempre ten en tu mesa de estudio un diccionario o una computadora. Cualquiera de estos te ayudará a resolver cuestiones vinculadas a palabras o conceptos que no te queden del todo claros.
· Siempre ten a mano algo para comer o beber. Es muy frecuente que, al estudiar, la ansiedad esté presente en tu mesa de trabajo. Por lo tanto, tener con qué saciarla cerca puede ayudar. Si en vez de golosinas, galletas o postres se tiene una compotera con cereales o semillas, mucho mejor aún, ya que además se estimula una alimentación sana.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada